Mensaje de Héctor Ferrer en la conmemoración del 65 Aniversario del ELA en Morovis


Compatriotas.

Agradezco el gran honor que he recibido de poder dirigirme ante ustedes con motivo del aniversario número sesenta y cinco (65) de la fundación de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Mis primeras palabras de agradecimiento van a la alcaldesa de este municipio Carmen Maldonado, a quien felicito por su extraordinario desempeño. En apenas 6 meses de gestión pública el cambio en Morovis se ve y se siente. No nos debe extrañar, cuando el Partido Popular gobierna, gobierna para la gente y como señalé hace tres días en Barranquitas, en la celebración del aniversario número 79 de nuestro partido, “Nuestro símbolo es nuestra gente, nuestro lema, son sus luchas, este partido trabaja por Puerto Rico, para los puertorriqueños, los demás se refrescan en la miseria de nuestras familias como combustible de su ambición ideológica.”

Gracias Alcaldesa por ser ejemplo de trabajo y de esfuerzo. Por poner en alto a quien representa nuestra bandera, al hombre y a la mujer puertorriqueña.

Quiero, además, reconocer la presencia del Lcdo. Héctor Luis Acevedo, de Victoria Muñoz Mendoza, del Gobernador Alejandro García Padilla y del Gobernador Rafael Hernández Colón.

Como indiqué al inicio de mis palabras, esta invitación para dirigirme a ustedes es un gran honor. Pero ese privilegio, tiene, además, un significado doble. Por un lado, hoy conmemoramos una vida colectiva que inició hace más de seis décadas, bajo un marco constitucional único del estado Libre Asociado; y, asimismo, venimos aquí, al municipio de Morovis, a inspirarnos en su ejemplo creador para marcar el rumbo del futuro.

Algunos se preguntaban, otros criticaban, como siempre, por qué venir a Morovis a conmemorar la Constitución. Mi respuesta es inequívoca: para la agenda que nos espera, para la gesta que tenemos que lograr, no habría lugar más idóneo que Morovis para aprender de su ejemplo, su tenacidad y su fuerza motivadora para las grandes transformaciones.

Y para los que se preguntan de qué gesta hablo, quiero iniciar mis palabras compartiendo con ustedes esta anécdota muy apropiada para los tiempos en que vivimos.

En las primeras décadas del siglo pasado, se iniciaban los cimientos de lo que eventualmente fue el Departamento de Instrucción Pública.

Allá para el 1947, antes de crearse el Estado Libre Asociado, existían pocas escuelas, casi todas en los pueblos costeros o los municipios azucareros y se dejaba al olvido la montaña y los pueblos distantes. La instrucción superior era escasa y poco accesible. En ese momento, Morovis no tenía escuela intermedia ni superior.

Pero un año más tarde, en el 1948, nació aquí en Morovis, una iniciativa que hizo historia y que pocos conocen. Aprovechando una visita de un funcionario de instrucción pública, un grupo de ciudadanos, padres, estudiantes y maestros voluntarios se dieron a la tarea de presentarle al gobierno una iniciativa cívica. Era la primera experiencia de autogestión comunitaria en la educación pública.

El grupo de residentes se ofreció a crear su propia escuela, sin recursos, sin libros, sin transportación, sin pupitres, ni maestros. Era comenzar desde cero. Los residentes ponían todo de forma voluntaria y el gobierno solo ofrecía los exámenes y certificaba los cursos a un costo de .73 centavos.

Era un plan ambicioso, pero lejos de quejarse o resignarse, los moroveños crearon su propio centro de estudios para una clase de 40 estudiantes.

No tenían biblioteca ni la garantía de que al finalizar el proyecto experimental, se les convalidarían los cursos de lo que era la primera iniciativa comunitaria de educación secundaria.

Al igual que hoy, eran tiempos de retos, pero la voluntad y unidad de un pueblo y de su gente se impuso.

Dos años después de iniciarse, en el 1950, se graduaba la primera clase de seis alumnos y todos ellos pasaron el examen de aceptación en la Universidad de Puerto Rico. Fueron tan pocos los graduandos que no hubo una ceremonia formal.

Ya en el segundo año de existencia, la matricula sobrepasó los 200 estudiantes y la biblioteca tenía sobre 1,000 libros donados.

Esa iniciativa fue bautizada como el Plan Morovis que procuró la creación de las escuelas intermedias y superiores bajo el mismo formato de autogestión educativa y autodidacta que se extendió por decenas de pueblos por toda la isla y cuyo modelo viabilizó la educación como un derecho constitucional.

El modelo de autogestión se mantuvo vigente, por diez años, hasta que el gobernador Luis Muñoz Marín, en su Mensaje de Estado en el 1957, anunciaba la creación de escuelas intermedias y superiores en todos los pueblos y a tiempo completo usando como referencia el ejemplo de autogestión del Plan Morovis.

La educación se convirtió así en herramienta importante de transformación; y la voluntad y la unión de la gente, se convertía en la mayor fuerza del cambio social.

El Plan Morovis fue la puerta a un nuevo sistema educativo más justo y edificante.

Hoy, necesitamos de esa voluntad, de ese espíritu, de esa fuerza que emana de cada uno de ustedes para que igual que en 1947 aquí en Morovis, retomemos JUNTOS, y repito JUNTOS, el rumbo de nuestro partido y del país.

Ese mismo espíritu de lucha lo vivimos un día como hoy, hace 65 años cuando don Luis Muñoz Marín y su generación izaban la bandera de Puerto Rico en el Capitolio al mismo nivel que la bandera de los Estados Unidos. Ese momento, marcaba el fin de una época y el inicio de otra.

Esa conquista fue producto de grandes luchas por hombres y mujeres que pusieron a Puerto Rico primero que sus ambiciones personales. Las luchas del autonomismo puertorriqueño, las que enfrentó Baldorioty, las que emprendió Muñoz Rivera y las que conquistó Luís Muñoz Marín fueron resultado de la unión de voluntades, de la unidad del espíritu y de la fuerza puertorriqueña.

Desde entonces, nuestra Constitución ha estado presente, como testimonio permanente de lo que somos capaces de lograr los puertorriqueños, cuando nos unimos en las causas de la libertad y la democracia.

Hoy Puerto Rico marca el inicio de otro ciclo, de otra era, que coloca sobre nuestros hombros la enorme responsabilidad de valorar y emprender nuevas luchas, nuevos retos, nuevas jaldas…

Vivimos en un Puerto Rico en crisis, un gobierno de pocos y para pocos, un gobierno abusador contra el trabajador, un gobierno sin un plan de desarrollo económico ni social. Con un gobierno que su prioridad no es la educación ni la universidad. Que no sabe qué hacer con el tema de la salud ni mucho menos cómo combatir el crimen. Que ha abandonado a los municipios y a su gente. Que ha abandonado a los pensionados, a los empleados públicos y ahora quieren aumentar las contribuciones a los que trabajan por cuenta propia.

Un gobierno que en sus primeros tres meses, aprobaron sobre NOVENTA IMPUESTOS, SI NOVENTA IMPUESTOS y les quitaron los derechos a los trabajadores del sector privado.

Un gobierno que no tiene dinero para los empleados transitorios pero se gasta millones de dólares en publicidad, en plebiscitos sin consecuencias, plebiscito que tú y yo derrotamos con el BOICOT.

Un gobierno de millones en contratos para los amigos de Ricky.

Un gobierno que le paga a una secretaria de educación doscientos cincuenta mil dólares pero despide maestros y cierra escuelas.

Un gobierno que miente sobre las cenizas en Peñuelas.

Un gobierno que es la marioneta de la Junta de Control Fiscal. Un gobierno que tenemos que cambiar!

Ante este panorama, el Partido Popular se enfrenta nuevamente a su razón de ser. POR QUÉ Y PARA QUÉ EXISTE EL PARTIDO POPULAR.

Pregunto nuevamente POR QUÉ Y PARA QUÉ EXISTE EL PARTIDO POPULAR.

Yo les voy a decir. Existe, para combatir el atropello de este gobierno y del Gobernador Ricardo Rosselló.

Para defender a nuestra gente y presentar un proyecto de país que atienda sus necesidades.

Para lograr este objetivo, el Partido Popular necesita un nuevo rumbo, un nuevo derrotero, que como el Plan Morovis una voluntades, y así nos lleve a esa GRAN AURORA de la que hablaba Muñoz.

El partido

Comenzamos la reorganización política y electoral del partido en toda su base y estructura. Por los últimos meses nos hemos estado reuniendo con las diferentes organizaciones del partido; los servidores públicos y su presidente Juan Vega; las mujeres populares y su presidenta Ada Skerret; la juventud nacional y su presidente el representante Ramón Luis Cruz; nuestro componente electoral y nuestros comisionados Miguel Ríos y Karla Angleró. Reactivamos a nuestros ex legisladores y pronto reuniremos a los ex alcaldes.

Con nuestros alcaldes, alcaldesas y presidentes municipales nos hemos reunido en varias ocasiones. Así como con nuestros legisladores municipales, los maestros en el oeste, y varias reuniones regionales en los pasados dos meses. Este es el trabajo que tenemos que continuar.

Sobre la estructura política, comenzaremos una primera fase en agosto con 40 visitas en dos meses. Junto al secretario Charlie Delgado y la representante Brenda López de Arrarás, visitaremos municipio por municipio. Acompáñame.